Canal RSS

Archivo mensual: septiembre 2012

PAN DE HOGAZA

Ayer entramos en el otoño, vuelven los días más cortos, el fresquito, y ya no nos da tanta pereza encender el horno. Hoy os explico cómo he hecho este pan de hogaza.
Es una receta que tengo guardada desde hace unos cuantos meses y no había encontrado la ocasión de publicarla hasta ahora. Este inicio de Septiembre se ha complicado un poco este año, seguramente va a haber cambios en alguna faceta de mi vida y eso me tiene muy ocupada.
Así que me ha venido bien aprovecharla para publicarla hoy.
Está sacado del libro de Ana Bellsolá, Pan en casa, y he utilizado un pre fermento, el llamado pâte fermentée de Peter Reinhart. Con las cantidades que salen de pre fermento se pueden hacer dos hogazas, o se puede hacer una y congelar el resto de pre fermento para otra ocasión. Esto último es lo que hice yo, preparé una hogaza, congelé lo que me quedó de pâte fermentée y lo utilicé dos meses después para hacer otra, que también salió estupendamente.
Ya os he comentado en otras entradas sobre pan que esto engancha un montón y cada vez quieres ir mejorando un poco más, pero sobre todo es un gran placer las sensaciones que se tienen haciendo algo tan básico como el pan. Os recomiendo por lo menos en una ocasión que lo intentéis.

Ingredientes
Para el pre fermento
* 70 gr harina común de la que usamos normalmente para, por ejemplo, rebozar
* 70 gr harina de fuerza o panadera
* 3 gr sal
* 3 gr levadura fresca
* 90 gr agua a temperatura ambiente

Para el pan
* 500 gr harina de fuerza o panadera
* 350 gr agua
* 10 gr sal
* 100 gr de pre fermento
* 5 gr levadura fresca

Elaboración
Pre fermento
Mezclar las harinas, la sal y la levadura.
Añadir el agua poco a poco por si no fuera toda necesaria o debierais añadir un poco más. Mezclar con una cuchara. Debe quedar una masa ni demasiado pegajosa ni demasiado rígida. Espolvorear un poco la mesa de trabajo y amasar unos minutos hasta que quede suave y maleable, no excesivamente pegajosa.
Engrasamos un bol y la ponemos dentro tapada con papel film, la dejamos fermentar hasta que doble su volumen a temperatura ambiente.
Una vez ha doblado el volumen la sacamos del bol, la amasamos suavemente para que pierda el aire y la volvemos a poner en el bol. Tapamos nuevamente e introducimos el bol en la nevera durante toda la noche.

Pan
Una hora antes de comenzar sacamos los 100 gr de pre fermento del frigorífico y lo dejamos a temperatura ambiente. El resto lo podemos congelar.
Mezclamos en un bol el agua y la harina y lo dejamos reposar una hora.
Después añadimos la sal, la levadura fresca desmenuzada y el pre fermento.
Amasamos hasta conseguir una masa lisa y elástica. Yo lo hago con amasadora (con la kitchen aid prof.) y lo tuve dos minutos a velocidad 2 y diez minutos a velocidad 4.
Dejamos reposar la masa durante dos horas y cuarto cubierta con un paño. Durante el reposo la estiraremos y plegaremos sobre sí misma a los quince minutos y a la hora y cuarto de haber empezado el reposo. Esto se hacer para ir dando fuerza a la masa.
Transcurridas las dos horas y cuarto enharinamos la mesa y damos forma de bola a la masa y la dejamos reposar sobre un paño y tapada con otro paño ambos enharinados  durante una hora y media más o menos, hasta que veas que prácticamente ha doblado su volumen.
Precalentamos el horno a 230º calor arriba y abajo y si tenemos ponemos la piedra como os explicaba aquí.
Haces los cortes a la masa. Yo los hago en cruz.
Vaporizas con agua el horno e introduces la masa durante 40 minutos aproximadamente, hasta que al golpear el pan por debajo suena a hueco.
Lo sacamos a una rejilla y lo dejamos enfriar completamente. No es aconsejable comer el pan caliente, además durante el enfriado todavía está terminando la cocción y un buen enfriado nos garantiza una corteza crujiente. Eso dice Anna Bellsolá, y la verdad es que yo he comprobado que tiene razón.
Espero que os guste y por lo menos en una ocasión probéis.

HELADO DE QUESO Y FRUTOS ROJOS, PARA UNA DULCE VUELTA

¡Hola! ¿Hay alguien ahí?
¿Qué tal vuestro verano?
Yo no me puedo quejar, he viajado un poquito y he intentado desconectar de la monotonia habitual. Ahora ya toca irse preparando para encarar el otoño, que, por muchas razones, estoy segura de que va a ser calentito para muchos, yo entre ellos. Por eso como este blog lo utilizo para evadirme de los quebraderos de cabeza, hoy os traigo un helado de queso y frutos rojos que es muy fácil de hacer y está bien rico. Vamos a reiniciar la temporada con algo dulce que llevarnos a la boca y sencillo de hacer, los quebraderos de cabeza que he mencionado los dejamos para otros menesteres.

Ingredientes:

* 500 gr queso mascarpone
* 200 ml de nata líquida para montar, mínimo 35% mg
* 150 gr azúcar
* Dos huevos
* 40 gr azúcar invertido
* 150 gr frambuesas
* Una cucharada rasa de azúcar glas
* 150 gr moras

Elaboración

Montamos la nata y la reservamos en el frigorífico.
Lavamos y secamos las frambuesas y las mezclamos con una cucharada rasa de azúcar glas. Reservamos.
Mezclamos en un bol los huevos y el azúcar con una varilla a mano hasta integrarlos.
Añadimos el azúcar invertido y mezclamos.
Añadimos el queso mascarpone y mezclamos muy bien.
Echamos la nata montada, integramos bien y añadimos las frambuesas y las moras. Al mezclar la mayoría de las frambuesas se romperán, no pasa nada, y las moras quedarán más enteras.
Dejamos enfriar una media hora en el congelador y lo pasamos a mantecar en la heladera, según las instrucciones de la misma. Yo lo tuve unos 25 minutos en la Kitchen Aid.
Si no tenéis heladera lo vais batiendo manual pero enérgicamente cada media hora unas tres veces.
Lo pasamos a un tuper y a disfrutarlo.