Canal RSS

GALLETAS DE “NO JENGIBRE”

En mi última incursión en una tienda de utensilios para la cocina me compré el cortador para hacer las clásicas galletas de jengibre, sabiendo que de jengibre no iban a ser, pues a mis sobrinas y sobrino-nieto, principales destinatarios de las mismas, lo del jengibre como que no. Las he hecho de chocolate. Es una clásica receta de galletas de mantequilla con chocolate, y algunas las he decorado un poquito para que quedaran más graciosas. La glasa no la he hecho yo. Compré unos tubos de Wilton que se llaman Decorating Icing en blanco y rojo, y unas boquillas con acoplador que se adaptan al tubo y listo. He puesto solo unos pequeños detalles para poder comer  la galleta que está muy buena.Ingredientes

* 320 gr. de harina de repostería
* 200 gr. de mantequilla en pomada (temperatura ambiente)
* 120 gr. de azúcar glas (he usado molida por mí en un molinillo que solo uso para ello)
* 25 gr. de cacao puro en polvo (yo he utilizado el de Valor)
* Un huevo (pesaba 52 gr.) a temperatura ambiente

Elaboración

Tamizamos la harina y la mezclamos con el cacao también tamizado, utilizando una cuchara, hasta que el conjunto adquiera un color uniforme. Reservamos.
En un bol batimos la mantequilla y el azúcar con unas varillas eléctricas hasta que la mezcla blanquee y esté cremosa.
Añadimos el huevo batido poco a poco integrándolo con las varillas, a continuación empezamos a echar la harina con el cacao, mezclamos primero con una cuchara y después vamos amasando hasta que se nos despegue de las manos.
Seguramente si vuestro huevo pesa un poco menos que el mio no necesitareis añadir toda la harina, pero si pesa un poco más, igual necesitáis unos gramos más. Yo uso huevos camperos, que no son todos del mismo tamaño y además no suelen ser muy grandes, por eso os pongo el peso.
Una vez que tengamos lista la masa la partimos en dos trozos.
Ponemos papel de horno en la encimera, encima ponemos un trozo de masa, encima otro papel de horno, y con el rodillo estiramos dándole un grosor de medio centímetro aproximadamente, yo he usado un rodillo regulable y las he dejado de 6 milímetros.
Lo ponemos en una bandeja y lo metemos al frigorífico durante una hora como mínimo.
Con el otro trozo hacemos lo mismo.
Este truco de meter la masa ya estirada en el frigo, se lo leí a Bea, que ya sabéis que fue pionera en esto de las masas de galletas en los blogs, principalmente masa de galletas para decorar. La verdad es que está fenomenal porque cuando lo sacamos del frigorífico simplemente cortamos,  nos facilita el trabajo porque la masa ya fría se estira peor.
Un cuarto de hora antes de sacar la masa de la nevera, encendemos el horno, calor arriba y abajo a 180º .
Sacamos nuestra masa del frigorífico y con el cortador vamos formando nuestras galletas. Cuando tengamos todas las que han salido en este primer corte las depositamos con una espátula en la bandeja del horno, no hace falta poner papel. Ponerlas un poco separadas unas de otras, unos dos centímetros aproximadamente. Las metemos a hornear.
Los recortes de masa, los juntamos, los volvemos a estirar y los metemos al frigo unos quince minutos.
En mi horno han estado diez minutos, en la posición que llaman convencional (calor arriba y abajo) especial repostería sin aire, después sacamos la bandeja y con la espátula las vamos depositando en una rejilla para enfriar.
Sacamos el otro trozo y procedemos de la misma manera. Sacamos los recortes ya estirados que tenemos en la nevera y volvemos a hacer la misma operación.
Cuando estén todas horneadas y frías las decoramos con esos pocos detalles o directamente las comemos sin decorar.

Observaciones

Es ideal tener un rodillo regulable al que se pueden aplicar unas ruedas en los extremos para que sea más fácil que la masa quede completamente igualada por todas partes. En mi caso, como os he dicho, han sido de 6 milímetros de grosor exactamente. Os pongo foto del rodillo. Pero vamos que yo este rodillo lo tengo hace un año y las galletas las he hecho antes,  muchas veces, con mi rodillo de toda la vida.

 

 

 

Si no estáis muy seguros del comportamiento de vuestro horno, como estas galletas son oscuras y es más difícil controlar por el color si se están tostando de más, os recomiendo que hagáis una prueba con dos o tres de ellas primero. En mi horno a 180º con diez minutos exactos están perfectas.

Anuncios

»

  1. Éstas son las entradas que necesito yo para creerme del todo que “el rodillo de las arandelas” es útil de verdad.Oye, te han quedado perfectas….
    Yo tampoco soy del club del jengibre, sería feliz con éstas de choco.
    Ya me imagino las caras de los niños, con su bolsita y todo….
    Un abrazo,
    María José.

    Responder
    • La verdad es que es útil porque te garantizas que todas quedan igual de gorditas, más que nada para la cocción, para que se horneen todas lo más igual posible. Con el rodillo normal es más difícil dejarlas todas igual y siempre alguna acababa más tostada que otra. Un beso.

      Responder
  2. Hola Esperanza, pasaba a saludarte y conocer tu blog. Me encuentro con estas ricas galletitas. Te quedaron sencillas y perfectas. Me gustan! Y tu panettone tiene una pinta maravillosa! Luego vere mas de tu recetario.
    un abrazo y Feliz Navidad!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: