Canal RSS

TARTAS SACHER INDIVIDUALES

Esta es una receta de tarta Sacher normal, lo único que una vez hecho el bizcocho lo corto en cilindros para presentarlo en tartas individuales. Queda una presentación distinta que me gusta, y además podemos congelar alguna porción sin rellenar y sin la cobertura.

Ingredientes

Para el bizcocho

175 grs. de chocolate mínimo 60%. Yo he usado Valhorna 61%
150 grs. de azúcar blanquilla normal
175 grs. de mantequilla en pomada (quiero decir temperatura ambiente)
100 grs. de harina floja para repostería tamizada
50 grs. de almendras molidas
7 Huevos (los que usé pesaban 247 grs. las claras y 126 grs. las yemas)
10 grs. de impulsor (polvos de hornear, levadura tipo Royal)
Mermelada de albaricoque

Para la cobertura

200 grs. de nata mínimo 35,1% mg
250 grs. de chocolate mínimo 60%
50 grs. de mantequilla

Elaboración del bizcocho

Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.
En un bol ponemos la mantequilla y el azúcar y batimos, mejor con unas varillas eléctricas, hasta que la mezcla esté perfectamente integrada.
Fundimos el chocolate al baño maría ó en el microondas. Si lo haceis en el micro, en varios periodos cortos y con cuidado de no quemarlo. Lo reservamos fuera del calor para que se vaya entibiando.
Separamos las claras de las yemas.
Vamos añadiendo a la mezcla de mantequilla y azúcar las yemas de una en una y batiendo con las varillas. Cuando hayamos integrado una echamos otra y así hasta echar todas.
Fregamos las varillas y montamos las claras a punto de nieve. Reservamos.
Ahora mezclamos la harina tamizada con las almendras molidas y la levadura.
Añadimos el chocolate, que ya estará templado, a la mezcla de mantequilla, azúcar y yemas y removemos con una lengua de silicona o cuchara de madera hasta integrar bien el chocolate.
Añadimos en tres ó cuatro veces la mezcla de harina y almendras y removemos hasta integrar el conjunto con la espátula ó cuchara.
Por último añadimos las claras a punto de nieve e integramos con movimientos envolventes, con paciencia y cuidado.
Engrasamos y enharinamos un molde, yo he usado uno de 22 cm porque quería un bizcocho alto, pero también vale uno de 24 cm, y vertemos la mezcla en él.
Introducimos en el horno a 180º. Calor arriba y abajo. Yo lo he tenido 40 minutos exactamente, con una función que tiene mi horno para bizcochos, que en las instrucciones le llaman convencional sin aire, pero ya sabeis, lo de siempre, cada horno es un mundo. A partir de los 35 – 40 minutos vigilar con el pinchito. Cuando salga limpio estará listo.
Lo sacamos a enfriar a una rejilla.
Cuando esté completamente frio lo desmoldamos del revés y lo dejamos enfriar un poco más.
Con un aro de emplatar de 6 cm. cortamos los cilindros. A mi me salieron 7. Los nivelamos cortando un poco la parte que era la superior del bizcocho, que estará un pelín abombada.
Los partimos por la mitad. Comprobareis que con la cantidad de ingredientes que hemos utilizado para hacer el bizcocho, éste resulta jugoso y no necesita almíbar de ninguna clase, de hecho, la tarta Sacher no lleva almíbar. Ponemos mermelada de albaricoque entre medias y volvemos a juntar . Si vuestra mermelada tiene muchos trozos de fruta es recomendable pasarla por la batidora. Ahora procederemos a bañarlos con la cobertura.

Elaboración de la cobertura

En un cazo ponemos la nata hervir. Retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado, mezclamos y echamos la mantequilla. Integramos todo bien y dejamos templar.

Ponemos nuestros cilindros en una rejilla y procedemos a bañarlos con la cobertura. Cuando el chocolate haya enfriado pasamos a un plato y decoramos con una frambuesa espolvoreada de azúcar glas.

Consejos

Si todo este proceso para hacer tartas individuales te parece demasiado laborioso, directamente corta por la mitad el bizcocho entero y procede a rellenarlo con la mermelada y bañarlo con la cobertura. Haces una tarta Sacher estupenda.

Para los principiantes diré que lo de engrasar y enharinar un molde consiste en untar el mismo con mantequilla y después echamos una cucharada sopera de harina y la repartimos por todo el molde, fondo y paredes, como si estuviéramos haciéndolo con caramelo líquido, y tiramos todo lo que sobra.

Si no vais a usar todos los cilindros los podeis congelar sin rellenar y sin la cobertura y sacarlos a la encimera por la noche el día antes de usarlos.

Podeis hacer el bizcocho el día antes y a mí me gusta poner el relleno y la cobertura, por ejemplo, por la mañana temprano el día que la vayamos a comer y dejarla fuera del frigorífico para que vaya tomando cuerpo. Nuestros frigoríficos no están preparados para el chocolate. Pero si la guardamos en el frigorífico porque hace demasiado calor en la cocina, sacarla del mismo unas dos horas antes de consumir.

Evidentemente, como podeis imaginar, haciendo las tartas individuales se desperdicia mucho bizcocho que no vamos a tirar. Yo en esta ocasión como también me sobró un poco de cobertura, preparé un par de vasitos poniendo en el fondo restos del bizcocho, en medio mermelada, otra vez bizcocho y por encima un poco de cobertura. El resto lo metí en una bolsa con autocierre y lo congelé. Próximamente os contaré lo que vamos a hacer con esos restos .

También para principiantes voy a explicar cómo me apaño yo para bañar los bizcochos con la cobertura manchando lo menos posible. Me compré en Ikea una base giratoria y una bandeja grande. Pongo la base giratoria, la bandeja, un bol y la rejilla. Así el chocolate que cae va a parar mayoritariamente al bol y lo podemos reutilizar, si es necesario, pasándolo al cacharro primitivo donde estaba. Si lo haceis así manchareis mucho menos y la base giratoria ayuda un montón.


Hala, animaros que es muy fácil y el resultado es muy rico.

Anuncios

»

  1. Pues sí, algo más laborioso es.Eso está claro pero la presentación luce mucho más. A mí me encantan las presentaciones individuales, le da al plato “otro aire”.
    Te han quedado de pastelería total.
    Un abrazo,
    María José.

    Responder
  2. pero que monada!!!! jajaja la tengo pendiente hace mil…a ver si me animo con estas versiones mini
    besotes

    Responder
  3. Que gran explicación!!! está clarísimo, nos has contado todos tus secretos reposteriles..
    Un beso

    Responder
  4. Lo de muy fácil no lo digas muy alto, la verdad es que lo has explicado genial, yo lo intente una vez y me quedo bien, pero no tan jugosito como se ve en tu foto. Tengo que repetirlo, y la idea de presentarlo en individual es buenísima.

    Responder
  5. Qué bien te quedo el bizcocho!! (Bueno, y las tartas!!!!) 😀 Te aconsejo, sobre la cobertura, una que está genial, aunque es un poco complicada de hacer. Se trata de un “baño de chocolate”, se hace un almíbar a punto de bola fina y se añade el chocolate. Queda brillante, brillante… ufff, que ganas de hacer tus mini sacher para alguna fiesta…

    Responder
    • Muchas gracias Dani, respecto a la cobertura brillante ¿te refieres a la de Pierre Hermé? La conozco y la he hecho algunas veces, pero como hace falta el termómetro no quise complicarlo más. Estuve a punto de publicar las dos opciones pero me pareció que iba a ser mucha información de una sola vez y la he dejado para otro postre que quiero publicar más adelante. Otra vez muchas gracias por comentar.

      Responder
  6. Que buena pinta!!!! Con tu permiso, me lo llevo a mis recetas pendientes. Un beso

    Responder
  7. Me encanta cómo te ha quedado así individualmente. Siempre es mucho más bonita y resultona. desde luego que el corte se ve genial. uN BESO.

    Responder
  8. Vamos fantastico, me anoto unas cuantas.
    Te veo dando clases de cocina en la tele
    Besos

    Responder
  9. Me gusta como lo has presentado… y los recortes para la cocinera¡¡

    Responder
  10. Menuda tentación… con lo que me gusta el chocolate! Y sí, es todo un acierto la presentación individual, le da un toque elegante. Por cierto, no sé si habrás hecho algo con setas de temporada, si tal te animo a que participes en este concurso en el que la mejor receta hecha con setas de temporada es premiada con un lote de productos Pyrex!!! Creo que se acaba el plazo el 11 de diciembre. Te paso el enlace por si te interesa: http://on.fb.me/vtJ5Ev
    Un saludo!

    Responder
  11. Madre mia!!!!! Con lo que me gusta el chocolate, sin duda esta es mi preferida, me los comeria ahora con un cafe para despejarme.
    Un beso

    Responder
  12. Me encanta este post, y como explicas perfectamente cada uno de los pasos para hacer ésta tarta,,, yo la he hecho algunas veces, pero la próxima la hago con tu receta. Además me gusta mucho la idea de presentarlo en raciones individuales, no se me había ocurrido y me parece genial, y ya lo de aprovechar lo que sobra del bizcocho…., me parece propio de una maestra en estas lides!!! Un beso

    Responder
    • Ya verás si la haces como queda de jugosa sin necesidad de añadir almíbar que no deja de ser un aporte extra de azúcar. Cuando pasen las fiestas publicaré lo que se puede hacer con los recortes del bizcocho. Un beso.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: